Gilda de Mello e Souza



Baixar 0,69 Mb.
Página1/73
Encontro05.10.2018
Tamanho0,69 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   73
Cine Latinoamericano. Cine Brasilero. Cinema Nôvo. Macunaima

Alicia Romero, Marcelo Giménez


(sel., notas)

Joaquim Pedro de Andrade

Cineasta brasileño (Río de Janeiro, 1932-1988). Tras sus estudios de física y periodismo, hizo prácticas de cine en Francia (en el IDHEC), Gran Bretaña y Estados Unidos (con los hermanos David y Albert Maysles). De regreso en Brasil, trabajó en 1958 como ayudante de Geraldo y Renato Santos Pereira, y en 1959 crea la productora Saga Filmes, en cuyo seno realizó diversos cortometrajes de tipo documental. Dedica los primeros al sociólogo Gilberto Freyre (El maestro de Apipucos, 1959) y al poeta Manuel Bandeira (O poeta do Castelo, 1959). Aborda la ficción, marcado por el testimonio social, al igual que el conjunto del naciente Cinema Novo: Couro de Gato (1960), retrato de los chicos de un suburbio de Rio, que cazan gatos para hacer tambores con su pellejo. Pero el contraste es apreciable entre esta pequeña película de una poesia sobria y los otros sketches de Cinco Vezes Favela (1962), esquemáticos y caricaturizados, a los que se le asoció ulteriormente. En la línea del cinema verité, su film Garrincha, alegria del pueblo (1963), sobre un futbolista, participa de este descubrimiento de una nueva geografía humana muy apreciada por el Cinema Novo: el estadio revela las emociones y violencias refrenadas mientras que los políticos capitalizan la victoria brasileña en la Copa del Mundo. La obtención con este film del premio del Festival de Berlín le permitió rodar dos films para la televisión alemana sobre el “caso” Brasilia y sobre el cinema novo, del que formó parte desde su participación en Cinco Vezes Favela. El film O Padre e a moça (1966) subraya la originalidad del autor y los lazos privilegiados que mantiene con la literatura brasileña, en este caso de Carlos Drummond de Andrade; la relación de un joven sacerdote y de una muchacha en un pueblo está tratado con pudor y lirismo.

Fruto de su revalorización de la cultura autóctona, Macunaima (1969)1 es la primera película del Cinema Novo2 que tuvo un éxito público apreciable (es, verdaderamente, una de sus raras comedias); no duda en integrar lo cómico de las chanchadas tan despreciadas por los espectadores cultivados. Vedette del género, el actor negro Grande Otelo, es aqui uno de los intérpretes del papel-título de la novela-parodia del modernista Mario de Andrade. Aventuras del héroe sin carácter de un Brasil que quiere civilizarse, cáustica y mítica, Macunaima rompe con el realismo en favor del tropicalismo, ola de fondo que sacudió la cultura brasileña de fines de los años sesenta, tanto en el cine como en la música o en el teatro. Macunaima recibió el Primer Premio del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el Condor de Oro, en 1970, última y reñida competencia de la primera etapa del certamen3, en la que el film brasileño compitió contra el italiano Medea, de Pier Paolo Pasolini (quien asistiò acompañado por Maria Callas) y el polaco Struktura Krysztalu de Krzysztof Zanussi como favoritos. Sin embargo, fue Macunaima el ganador, confirmando de ese modo el buen momento que por entonces atravesaba el cine brasileño.

Os inconfidentes (1972) se inspira en una conspiración contra el poder colonial en Minas Gerais, en el siglo XVIII. No es la estampa patriótica de la Inconfidencia Mineira lo que interesa al autor, sino una reflexión de las relaciones entre los intelectuales y el poder, una búsqueda también de la verdad (coproductora, la RAI, la distribuyó bajo el titulo La congiura). El film planteó una aguda crítica de la situación política brasilera. Este condicionamiento político hace que en la década de 1970 su filmografía de mantenga cercana a la comedia intrascendente pero de magnífica realización. Guerra conyugal (1974) adapta los cuentos irónicos de Dalton Trevisan. Netamente más logrado es el episodio realizado para Contos Eróticos (rodada en 1977): Vereda Tropical es un sketch enteramente construido sobre la facultad de sugestión de las palabras y de las imágenes. En El hombre de Pau-Brasil (1981), Pedro de Andrade vuelve a los modernistas con Oswald de Andrade (1890-1954) (precisemos que ninguno de los Andrades citados pertenece a la misma familia). Se trata de una biografía muy particular del padre espiritual del tropicalismo, el autor del Manifiesto Antropofágico que es interpretado simultáneamente por dos actores, de los que uno es una mujer. Andrade es, en Brasil, un caso extremo de exigencia y de originalidad.




Compartilhe com seus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   73


©psicod.org 2017
enviar mensagem

    Página principal